Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘maldita sea’

Entras en la sala y… ¿que ves? La música de un piano desafinado te llega desde un rincón y la atmósfera te envuelve. Penumbra, sordidez. Al fondo, una mirada penetrante brilla con luz propia. Una mirada que no ha visto la luz del sol en mucho tiempo. Vive siempre prisionera de esa luna que anhela. Te acercas, das un paso, otro. La barra a tu derecha repleta de copas vacías, testigos de unos tiempos pasados que siempre fueron mejores. Los ojos, la mirada, la persona, su alma. Su alma en unos ojos demasiado penetrantes para ser reales. Das otro paso y… ¿Que ves? Sabes que sí sigues avanzando serás esclavo de esa mirada, bueno no lo sabes pero hay algo en tu cabeza que te lo dice ¿Verdad? Te dice que no podrás salir de allí sin sangrar. Pero tu cabeza no es quien gobierna en ti y sigues avanzando. Puedes distinguir una silueta entre la penumbra. Ahora el piano suena más lento, más pesado. Piensas que los pianos no pueden llorar pero si llorasen sonarían así. Estas andando, andando hacia una luna demasiado bonita para no ser peligrosa. Te preguntas que pasará si das otro paso más y lo das. Lo das y ahora estás increíblemente cerca. Tanto que puedes oler a la persona que tienes delante. Huele bien, no sabes a que huele pero te gusta, te atrae irremediablemente igual que aquella melodía atraía a las ratas. Quieres acercarte más, lo deseas, nunca habías deseado tanto dar un paso más así que lo das. Los ojos que antes te parecieron estrellas ahora son constelaciones de súper novas aferrándose a tu mirada.  Lo vas a hacer. No sabes muy bien el qué pero lo vas a hacer. Maldita sea si lo vas a hacer. Levantas la voz, tus labios te traicionan y se cierran ahogando la última sílaba.

– Te Quiero.

bar sordidoYa está. Lo has dicho. ¿Y ahora? Pues ahora tienes ganas de salir corriendo pero tus pies ya no te obedecen. Ahora están presos también de esa mirada atrayente e inolvidable. Quieres quedarte, quieres acercarte y fundirte junto a esa mirada. Te acercas a esos labios y los acaricias. Sabes que serán tuyos, esta vez no es tu cabeza quien te lo dice. El piano ya no suena. No sabes desde hace cuanto pero ya no suena. Sólo estás tu y la dueña de la mirada. Solos. Te acercas todo lo que puedes y cierras los ojos. Los cierras con fuerza y dejas que todo siga su curso. Como tiene que ser. La fuerza que te atrae es más fuerte que la gravedad. La luna no podría ser más bonita si la cubrieran de oro. Nada importa más que ese momento. Es el momento en que tus labios rozan otros labios y la mirada que te cautivó se apaga. Pero la sientes, la sientes porque está dentro de ti. Sabes que nunca la podrás olvidar. Sabes que… sabes que….Sabes que es allí donde pertenecías. Y donde pertenece ahora tú corazón.

Anuncios

Read Full Post »

Y la noche volvio a contarme sus secretos...

Perdiéndome paso a paso en una oscura soledad